De acuerdo con lo dado a conocer por el astrónomo Bill Gray, quien fue el primero en identificar la colisión que se avecinaba, el impacto de un fragmento de cohete que vagaba desde hace años por el espacio, se produjo a las 12:25 GMT en la cara oculta de la Luna

El astronomo indicó que un objeto cilíndrico se desplazaba a más de 9,000 km/h y es probable que haya causado un cráter de 10 a 20 metros de diámetro, cuya trayectoria se calculó mediante observaciones realizadas con telescopios desde la Tierra.

No ha sido fácil identificar porque nadie se ocupa oficialmente de registrar y seguir los desechos espaciales en el espacio lejano.

El creador del software utilizado por los programas de observación financiados por la NASA, los vigila para que no se confundan con asteroides y, de este modo, no se pierda tiempo estudiándolos inútilmente.

Inicialmente se pensó que los restos eran de un cohete de SpaceX pero al final se dedujo que se trataba de una nave china, concretamente de una etapa del cohete Gran Marcha, que despegó en 2014 para una misión denominada Chang”e 5-T1, como parte del programa de exploración lunar del país.

Beijing negó estos hechos y aseguró que la etapa había “entrado sin peligro en la atmósfera terrestre” y se había “quemado por completo”.

Pero según Gray, China confundió dos misiones con nombres similares y en realidad estaba hablando de un cohete lanzado mucho más tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.