Producto de bombardeos y ataques de Rusia a diversas regiones de Ucrania, se han contabilizado un total de 202 escuelas, 34 hospitales y más de mil 500 edificios residenciales han resultado dañados o destruidos por las tropas rusas desde el inicio de la invasión, el pasado 24 de febrero, según la Presidencia ucraniana.

El portavoz presidencial ucraniano Mihailo Podolak dijo que “Más de 900 de nuestras localidades están sin suministro de luz, agua ni calefacción. El ejército ruso no sabe cómo luchar contra otros ejércitos, pero sabe cómo matar civiles”.

Por su parte, las autoridades rusas han señalado, que están recopilando información sobre violaciones del Derecho Internacional para su posterior presentación en La Haya, sede de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y el Tribunal Penal Internacional (TPI)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.