Rusia anunció este miércoles que de nueva cuenta habrá un cese al fuego en Ucrania, con la finalidad de que los civiles tengan todas las facilidades para huir de las ciudades asediadas, esto, luego de varios días de promesas fallidas, que han dejado a cientos de miles de personas atrapadas sin acceso a medicinas o agua potable.

Este anunció, fue muy parecido al que se dio el martes, prometiendo un paso seguro desde las ciudades de Kiev, Járkov, Chérnigov, Sumy y Mariúpol. Por lo pronto, hasta ahora, sólo se ha abierto un corredor, el de Sumy el martes.

Por su parte autoridades de Ucrania, dijeron que también había acordado un alto el fuego entre las 9 y las 21 horas (0700-1900 GMT), para permitir que los civiles escapen de las ciudades asediadas a través de seis corredores. En una declaración televisada, la viceprimera ministra, Iryna Vereshchuk, pidió a Moscú que respete el alto el fuego local.

Los residentes de la zona de Mariúpol se han refugiado bajo tierra ante los incesantes bombardeos, sin poder evacuar a sus heridos y sin acceso a alimentos, agua, electricidad o calefacción, lo que incluso fue calificado por la Cruz Roja internacional como “Apocalíptica”.

Desde el sábado han fracasado una serie de treguas locales para permitirles salir. Kiev dijo que 30 autobuses y ocho camiones de suministros no llegaron el martes después de que fueran bombardeados por Rusia en violación del alto el fuego. Moscú culpó a Kiev por no detener las hostilidades.

Más de dos millones de personas han huido de Ucrania, desde que el presidente Vladimir Putin, lanzó la invasión hace casi dos semanas. Moscú califica su acción de “operación militar especial” para desarmar a su vecino y desalojar a los líderes que llama “neonazis”. Kiev y sus aliados occidentales lo rechazan como un pretexto sin fundamento para una guerra no provocada contra un país democrático de 44 millones de habitantes.

Por otro lado, Rusia vive actualmente una situación de aislamiento global, derivado de esta guerra y es que Estados Unidos, declaró el miércoles que prohibía las importaciones de petróleo ruso, lo que supone un importante cambio de política, después de que la energía quedara previamente exenta de sanciones.

A esto se suma el cierre de varias cadenas trasnacionales de comida rápida, que anunciaron su determinación para dejar de ofertar sus productos en Rusia, provocando que el Kremlin, esté analizando estrategias para perjudicar económicamente a los sectores de occidente.

Y es que tanto Ucrania, como Rusia, son también importantes exportadores mundiales de alimentos y metales. Los precios de los cereales y los aceites alimentarios se han disparado en todo el mundo, castigando a los países pobres de Oriente Medio, África y Asia. El comercio de níquel, fundamental en la producción de vehículos eléctricos, se suspendió el martes en Londres, después de que el precio se duplicara.

Ucrania anunció el miércoles, la prohibición de las exportaciones de centeno, cebada, trigo sarraceno, mijo, azúcar, sal y carne durante el resto del año.

Miles de refugiados ucranianos más están huyendo a Europa central y oriental, muchos de ellos sin contactos, ni un lugar al que ir, mientras los países de acogida hacen esfuerzos por recibirlos, así transcurre el día 14 de guerra por la invasión de Rusia a Ucrania, en un asedio que no parece que terminará pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.