Dos años tuvieron que pasar, para que las escuelas de samba pudieran volver a competir en la calzada sambodromo de Río de Janeiro en Brasil, tras la pandemia por la Covid-19.

Las mejores escuelas de samba de Río de Janeiro iniciaron sus demorados desfiles del Carnaval, con la emoción de los participantes ansiosos por regresar a esta actividad, famosa a nivel mundial.

Coloridas carrozas de cada escuelas y los vistosos bailarines, comenzaron a ingresar el viernes por la noche al Sambódromo, para desfilar ante decenas de miles de aficionados en la primera jornada de las dos con que cuenta el espectáculo.

El Sambódromo de Río, ha sido la sede del desfile desde la década de 1980, y es un símbolo de las festividades del Carnaval de Brasil.

Durante la pandemia fue albergue para más de 400 personas sin hogar y también se usó como estación de vacunación.

Comunidades enteras incentivan a las escuelas de samba que compiten, cuyos espectáculos no solamente son un motivo de orgullo, sino también de empleo, ya que los preparativos requieren incontables costureras, soldadores, diseñadores de disfraces y más.

Los bailarines y tambores ensayan durante meses, de forma que los participantes se aprendan la melodía y la letra de la canción de su escuela. La pandemia trastocó la manera de vida de estas escuelas de samba durante dos años.

Sao Paulo también inició su desfile de Carnaval el viernes por la noche.

Cabe señalar que normalmente, los desfiles en ambas ciudades se llevan a cabo en febrero o marzo, pero sus alcaldes anunciaron conjuntamente en enero que postergarían el Carnaval por dos meses debido a preocupaciones por la proliferación de la variante ómicron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.