Cada año se observa y siente un  fenómeno climático conocido como canícula, que está caracterizado por una disminución en el acumulado de lluvias, además de ser el periodo más caluroso del año.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), sus efectos son más evidentes en la vertiente del Golfo de México -que incluye a Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz- así como en los estados de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y una porción de San Luis Potosí.

Pero también en los estados del Pacífico, desde Jalisco, hasta Chiapas y la península de Yucatán.

A pesar de que las fechas de inicio y final de este fenómeno, es difícil de calcular, se estima que arranque a mediados del mes de julio y termine a finales del mes de agosto.

Durante este periodo se puede observar una disminución de las lluvias en zonas de los estados mencionados, aproximadamente tres o cuatro semanas después del solsticio de verano.

Aunque entre abril y mayo se presenta uno de los periodos más caluroso del año, debido a que las precipitaciones son escasas o nulas y domina un viento cálido del sur en la vertiente del Golfo de México.

A diferencia de esto, entre los meses de Julio y noviembre se incrementa la temporada de ciclones tropicales.

Por esta razón, se prevé que este fenómeno, conocido también como sequía intraestival, de medio verano o veranillo, podría presentarse este año en las zonas noreste, centro-oriente, centro-sur, Pacífico-sur, Golfo de México y Península de Yucatán.

Según la información proporcionada, el periodo de canícula, dura aproximadamente 40 días, aún que la temporada de calor podría extenderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.