La conferencia del Episcopado Mexicano, giro un comunicado en el cual, expresan su llamado a la feligresía y al público en general, para tomar en cuenta una serie de acciones de oración para pedir por recuperar la paz y la justicia.

En la emisión de su mensaje, se dice alegres y agradecidos por la respuesta que las diferentes
comunidades parroquiales, movimientos laicales e institutos de vida consagrada han tenido ante el llamado a la Jornada de Oración por la Paz, así como la
solidaridad de otras tradiciones religiosas y grupos sociales para sumarse a este gesto de unidad para nuestro país.

Señalan también que ahora “Experimentamos un tiempo de gracia para reconstruir nuestra convivencia social tan dañada por la violencia; una vez más,
Jesús Resucitado se nos presenta, cuando estábamos confundidos y encerrados, para enviarnos a trabajar por la paz (Jn 20, 19-28)”.

Agrega el comunicado que como iglesia, están siendo llamados y enviados a recuperar la dimensión sagrada de la vida, a reforzar el diálogo entre los diferentes actores sociales para
recuperar la unidad de comunidades fragmentadas y divididas, y caminar juntos
hacia la justicia, la reconciliación y la paz.

Añaden qque por el momento es necwsarios crecer en una cultura de escucha, diálogo, respeto, humildad y apertura hacia nuevos horizontes.

También, mencionan que “Como Iglesia seguimos reflexionando en lo que necesitamos emprender en este momento ctítico que vive el país, sin perder de vista y reconocer nuestras
omisiones y errores. Hoy nos sentimos interpelados ante esta realidad y deseamos
actuar de manera articulada junto con todos los que claman la justicia, la reconciliación y la paz”.

Añaden que “La paz, social es trabajosa y artesanal” resaltando que su construcción demanda procesos de encuentro, procesos que construyan un pueblo que sabe recoger las diferencias.

Enfatizan que una verdadera paz, sólo puede lograrse cuando se lucha por la justicia a través del diálogo, persigniendo la reconciliación y el desarrollo mutuo, pues construir la paz demanda la participación de todas y todos. (Cf. Fratelli Tutti nn. 217 y 229).

En este itinerario de construcción de paz y el reto que enfrentamos de mantener la memoria, demandar justicia, frenar la violencia y ser artesanos de paz, convocamos a las siguientes acciones, en el marco de nuestra Jornada de Oración por la paz:

1. Para el domingo 24 de julio, invitamos a llevar a los templos fotografías de las personas amigas o familiares que han perdido la vida a consecuencia
de la violencia o que se encuentran desaparecidas.

Pedimos a todos los sacerdotes que realicen una oración especial por ellas, pedir verdad y justicia,
y consuelo para sus familiares, todo esto como un gesto de acogida y memoria del sufrimiento de Cristo en nuestro país.

2. Invitamos a que el domingo 31 de julio, fiesta de San Ignacio de Loyola, sea un día de oración por la conversión de los victimarios, y para que logremos realizar la mejor política que convoca el Papa Francisco en el capítulo 5 de su encíclica Fratelli Tutti, centrada en el encuentro, el diálogo, el consenso y la restauración de la comunidad.

Estamos convencidos de emprender un proceso de construcción de paz junto con otros y otras, nuestra base está en la oración que tiende puentes entre los artesanos y las artesanas de la paz.

Solicitamos que envíen fotos de las actividades realizadas al siguiente correo:
comunicacioncem.org.mx y/o por WhatsApp 5537654176.

Pedimos al Dios de la vida que nos envíe su Espíritu de paz, que nos regale sus dones y que seamos instrumento de paz. Que Santa María de Guadalupe nos
acompañe con su mirada maternal y sea nuestra maestra en esta tarea de construir la paz.

Estas son las acciones y actividades solicitadas por parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano, a todos representantes de la iglesia católica de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.