24 junio, 2024

LA CUEVA DEL DRAGÓN 26052023

Por: El Mazacote del Camichín

El niño de nuestro cuento, vivía en el rancho que aspiraba a ser pueblo, le gustaba caminar por las calles empedradas esperando al progreso, ese que parecía inalcanzable, hasta que un buen día, las autoridades decidieron reunirse y trabajar en favor de los habitantes, lo que provocó un cambio integral, pero solo en el discurso porque no alcanzaba para crear obras o construir nuevas calles.

Paso a paso, el chamaco iba viendo como sus autoridades se dejaban convencer por sirenas que les hablaban bonito y de pronto ya había una nueva calle, una avenida, iluminación para poder salir de noche, las vialidades ya no eran solo piedra, había cemento y asfalto, pero al mismo tiempo fue viendo que algunos dirigentes que no tenían nada, ahora ya les decían los nopales, pues cada día les encontraban más propiedades ¿Pos di’ondi? Se preguntaba él.

Imagínense mis estimados lectores, esta semana, en nuestro rancho que aspira a ser pueblo, se dio un acontecimiento interesante, regresó a este lugar un aspirante del grupo de los morenos a la alcaldía, se fue porque sabía que aquí pues no podría conseguir mucho para donde avanzar en lo personal y profesional, total que se fue a la capirucha del estado, se convirtió en funcionario de gabinete estatal y regresó para entregar material a escuelas, pero también para entregar, por fin, una calle, con todos los vecinos bien contentos.

Tanto que al vecino que organizó el guateque, ya hasta lo estaban candidateando, pues sin ser funcionario público, logró lo que muchos funcionarios no pudieron, y ahí entre la bola, se pudo ver a otros funcionarios del mismo grupo de morenos, que se volaron las horas de su oficina para ir nada más al besamanos y acercarse a tomar la foto con el hijo pródigo ¿Será que pidieron permiso para ausentarse de sus oficinas o alguien les comisionó para acudir al evento y hacer bola, para que se viera equilibrado y no hubiera puros azules en el acto?

Otro de los que andaban ahí haciendo como que no cabía y ni volteaba a ver al pueblo, era el Dr. Ibarra, que acompañado de Melba Albavera, caminaban a donde había más reporteros tomando la foto, para salir en las publicaciones y aunque no se les mencionara, por lo menos que los vieran que si habían ido al lugar.

Verán mis estimados lectores, tan gandallas se vieron los “Acompañantes” del secretario de estado que los morenos ocuparon las primeras dos filas de asientos, mientras que las autoridades municipales tuvieron que estar de pie hasta atrás de los asistentes, aunque pensándolo bien. No sabemos si era porque ya no había más sillas que ocupar o si era para evitar ser vistos y que nadie se diera cuenta que también se escaparon de sus oficinas, como si no tuvieran cosa mejor que hacer que acudir al evento y quedarse a comer carnitas. Ahh porque podrán perder muchos sombreros, pero gorras ni una…

En otro orden de ideas pero en el mismo renglón, les comento que sorprendió mucho la presencia de Rodo Chavolla, presidente del comité municipal del PRI en el mismo evento y es que aunque nadie lo invitó, pero nadie le dijo que no fuera, así que se dedicó a platicar con cuanto funcionario se le cruzara por enfrente, hasta con los morenos, parte porque ya estaban ahí y parte porque ahorita en las circunstancias en que se encuentra su partido, hay que voltear a ver hasta a al que no le cae bien, igual y le saca algo para la que sigue.

De este evento solo surgen preguntas y el niño de nuestro cuento, al que llamaremos Licho, vio tanto chapulín entre los morenos que se dio cuenta porque les gustan tanto las tlayudas, ahora solo le falta averiguar ¿quién pinto de carmín las rosas blancas del jardín? ¿Por qué es tan cierto que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error?

Siempre se ha comentado que cada entidad política tiene un voto duro, es decir, gente que llueva truene o relampaguee saldrá a votar por ese partido sin importar quién sea el mono que abandera la contienda, situación que debe aprovechar muy bien el grupo del tablero de parchís que aglutina a todos los colores como las fichas de este juego, ahí están los verdes, azules y amarillos, podrían estar los naranjas pero con eso de que traen una nueva campaña a nivel nacional en la que señalan que con el PRI ni a la esquina, pues estará complicado que se sumen.

Ahí para Movimiento Ciudadano, pareciera que está pensando en la estrategia de ser un partido de oposición al que se encuentra en el poder, pero al mismo tiempo le manda el mensaje de no me que ir juntar contigo, pero cualquiera que sea tu enemigo, será mi enemigo también. Así pos ni cómo ayudarle, y es que lo único bueno que ese partido es la canción del movimiento naranja, ya hasta creció el niño que la cantaba y la rola sigue y sigue.

Los que se sienten muy bien cobijados por el gobierno del estado son azules, pues en cada visita que se hace por parte delos funcionarios de este nivel, se anuncian nuevas obras que obviamente hacen suponer que se está trabajando bien, y que por eso les van a alcanzar las canicas para encabezar la siguiente contienda electoral, en la que se están encarrerando varios suspirantes, entre los que destaca el mismo Samuel Hidalgo, Cesar Oceguera, que ve esta como su última oportunidad para lograr servir al pueblo desde el más alto cargo que puede ofrecer el lugar.

Esto hace recordar la fábula de liebre y la tortuga, pues mientras el alcalde busca que todas las actividades que se realizan por parte suya, aparezcan en sus redes sociales personales, contestando personalmente los mensajes que le llegan, el actual secretario, caminando despacio, reuniéndose con la gente en las banquetas, sin mayor relumbrón, ni fotos, o videos, de pronto aparece alguna vez y se mantiene en el reflector con un no muy bajo perfil.

Una cosa que si se debe destacar es la falta de estructura de todos y también de operación política, ya debería ser tiempo en que las cúpulas locales se reunieran y dieran un manotazo en la mesa, para establecer las reglas que definan el método de elección de su candidato, solo esperamos que no le vayan a hacer como Marko Cortes, con Lili Téllez pidiendo un millón de firmas, que no manche, ni los tres partidos de la coalición juntos tienen ese nivel de militancia, está bien que se cuelgue, pero que no se columpie.

Otra cosa que se debe señalar es que todos los vatos azules, andan ahí muy puestos, listos para iniciar la contienda electoral del 2024, pero ¿Y que tal que se designa mujer? Neta nada me gustaría más que ver como ponen cara desencajada para elegir entre las únicas dos personas que podrían tener posibilidades de llegar a ganar la alcaldía. Nombres… Nombres…

Se ha mencionado en no pocas ocasiones que tanto Brenda Orozco, como Vanessa Caratachea, cuentan cualidades conocimientos y habilidades para encabezar una contienda política electoral abanderando un proyecto, ahí si aplica como decía Mickey Mouse, “Saben qué hacer y cómo hacerlo”, repito nada me gustaría más solo para ver qué cara ponen los que ya tienen la pata bien alta y me les den el sentón de ahora ya no te toca.

Todo esto ocurre, mientras la bruja ermitaña de nuestro cuento, es decir líder sindical de La Piedad, observa los toros desde la barrera, sobándose las palmas de las manos, y sonríe mientras todos en el ruedo se hacen pedazos unos a otros, es más divertido ver y aconsejar que participar directamente.

Yo soy el masacote del Camichín, informando desde las alturas, donde todo se mira más mejor.

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *