Después de cinco días de combates y un avance ruso que ha ido más lento de lo que algunos esperaban, las conversaciones entre Ucrania y Rusia comenzaron el lunes en la región de Pripiat, Bielorrusia.

Vladimir Makéi, saludo a ambas delegaciones, a las que externo el deseo del presidente Alexander Lukashenko, de que en estas negociaciones sea posible encontrar la forma de resolver sus diferencias.

La clave de las conversaciones para la parte ucraniana es lograr un alto al fuego inmediato en la guerra que lanzó Rusia, hace cinco días en Ucrania y la retirada de las tropas de regreso a su país, en tanto que para Rusia es importante abordar la posibilidad de que el país vecino adopte un estatus neutral con respecto a la OTAN.

Mientras esto sucede las fuerzas rusas tomaron dos pequeñas ciudades en el sureste de Ucrania y el área alrededor de una planta de energía nuclear, dijo el lunes la agencia de noticias Interfax, pero se encontraron con una fuerte resistencia en otros lugares a medida que se profundizaba el aislamiento diplomático y económico de Moscú.

Ucrania aceptó empezar negociaciones sin expectativas, aunque según dijo el Gobierno, logró que éstas se celebren “sin condiciones”, después de que el Kremlin le exigiera deponer antes las armas, siempre según la versión de Kiev.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.