Al filo del minuto 60 de partido entre los equipos Querétaro y Atlas que se disputaba en el estadio Corregidora de Querétaro, se tuvo que suspender el encuentro debido a un intercambio de golpes entre aficionados de ambas barras, que saltaron a la cancha para elevar el nivel de trifulca que se convirtió en una batalla campal que dejó como saldo heridos en el interior y las inmediaciones del estadio, aunque reportes vía redes sociales, de aficionados y periodistas que cubrían el encuentro afirman que también se perdieron vidas humanas.

El gobernador de Queretaro, quien tenía programado un viaje a España el día de mañana decidió cancelarlo y anunció que a través de su cuenta en Twitter que “Condeno con toda energía la violencia del día de hoy en el Estadio Corregidora. La empresa propietaria de Gallos e instituciones deberán responder por los hechos. He dado instrucciones para que se aplique la ley con todas sus consecuencias. En Querétaro no hay impunidad.

También mencionó que ha convocado a una reunión con su gabinete de seguridad pública y gobierno, cancelando cualquier salida, hasta que se inicien las investigaciones y se deslinden responsabilidades, por acción u omisión.

Por su parte la Federación Mexicana de Futbol, emitió un comunicado en el que expresan que “La Comisión Disciplinaria informa que de oficio abrió una investigación por los acontecimientos ocurridos en tribuna y cancha durante el encuentro correspondiente a la Jornada 9 del Torneo Grita Clausura 2022, celebrado en el Estadio La Corregidora de Querétaro, el día de hoy, sábado 5 de marzo.
La Comisión Disciplinaria analizará y determinará lo conducente.”

El equipo “Atlas” también publicó un comunicado en el que expone que lamenta y reprueba los eventos ocurridos en el Estadio Corregidora, afirmando que el futbol debe ser un aliado para promover valores y diversión familiar, además solicitan a las autoridades investigar a fondo y llegar a las últimas consecuencias, determinando responsables y aplicar toda la fuerza la ley.

En medio de la gresca, familias enteras que buscaban alejarse de la situación violenta saltaron a la cancha para evitar los problemas, pero los aficionados también buscaron el terreno de juego para continuar con la pelea, obligando a los asistentes a huir hacia túneles y pasillos del estadio e incluso los vestidores fueron invadidos por la gente.

Mikel Arreola, presidente de la liga MX, dijo estar lamentando los sucesos ocurridos en el estadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.