A pesar de un ataque reivindicado por los rebeldes hutíes de Yemen, en una instalación de almacenamiento de petróleo el viernes, cerca de la pista de automovilismo donde se corrrerá el gran premio de Arabia de la F1, los organizadores han decidido continuar con la carrera que realiza durante este fin de semana.

“Después de las discusiones con todos los equipos y pilotos”, la carrera en el circuito de Jeddah se llevaría a cabo. El Gran Premio de Arabia es la segunda carrera de la nueva temporada y llega en el séptimo aniversario del inicio de la guerra civil en Yemen, informaron en una declaración conjunta de la Fórmula 1 y el organismo rector del deporte, la FIA.

El comunicado también señala que se ha acordado con todas las partes interesadas mantener un diálogo claro y abierto durante todo el evento y para el futuro.

La explosión del viernes en las instalaciones de Aramco, un patrocinador de la F1, ocurrió a unas 20 millas (32 kilómetros) de la pista y se podía ver humo sobre la ciudad durante la práctica del viernes.

La segunda sesión de práctica se retrasó 15 minutos cuando los equipos y pilotos fueron llamados para reunirse con los organizadores. El director del equipo Mercedes, Toto Wolff, dijo a los periodistas que a los equipos se les había “asegurado que estamos protegidos” y que la pista era “probablemente el lugar más seguro en el que puedes estar en Arabia Saudita”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.