El dueño de Spacex y Tesla, ahora quiere tener su propia red social, pues afirma que redes como Twitter no respetan la rigurosa libertad de expresión.

Y es que busca construir una nueva red social, luego de cuestionar si Twitter se adhiere “rigurosamente” al principio de libertad de expresión, al que calificó como esencial para que una democracia funcione.

Esto ocurre luego de que respondió en su perfil de Twitter a un cuestionamiento de parte del usuario @PPathole, quien le preguntó si aprovecharía para elaborar una nueva plataforma que integrara algoritmos de código abierto, con la libertad de expresión como máxima prioridad y propaganda mínima.

La semana pasada, generó una encuesta en Twitter, para ver la opinión de la gente (donde votaron más de dos millones de usuarios) en la que preguntaba si consideraban que la red social respetaba la libertad de expresión y agregando que el resultado tendría “consecuencias importantes“.

Si de verdad el CEO de Tesla, quiere conseguir una red que pueda permear entre la población, Musk necesitaría de un gran capital financiero, así como un equipo de ingenieros y gerentes de producto experimentados, además de lo más importante: personas dispuestas a interactuar entre si dentro de esa plataforma.

Las redes sociales que se proclaman como “hogar de la libertad de expresión“, normalmente tienen usuarios con opiniones más extremas o politizadas, lo que significa en muchas ocasiones hay dificultades para atraer anunciantes e inversores para mantener el servicio a flote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.