El gigante asiatico China, ha estado planeando construir una planta de energía solar, que pueda captar los rayos solares en el espacio y de ahí enviarlos al interior del planeta para abastecer de energía hogares e industria, lo que tenía planteado comenzar a hacer a partir del 2030, pero esto ha cambiado.

Ahora planea comenzar la construcción de la primera planta de energía solar en el espacio para 2028, dos años antes del cronograma original, de acuerdo con información de involucrados en el proyecto.

En el plan redactado por primera vez en 2014, se marcaba como objetivo establecer una estación de energía solar de 1 megavatio en el espacio para 2030.

La primera fase del proyecto pretende lanzar un satélite de prueba que orbite a una altitud de alrededor de 400 km., para probar la tecnología inalámbrica de transmisión de energía desde el espacio a la Tierra, según el plan actualizado.

Este satélite convertiría la energía solar en microondas o láser y dirigiría los rayos de energía a varios objetivos, incluidas ubicaciones fijas en la Tierra y satélites en movimiento.

La energía generada por el satélite de prueba alcanzaría inicialmente 10 kilovatios, apenas lo suficiente para satisfacer las necesidades de unos pocos hogares, pero la tecnología podría ampliarse significativamente hasta convertirse en “un contribuyente efectivo para alcanzar los objetivos de neutralidad y pico de carbono”, señaló Dong Shiwei, del Laboratorio Nacional Clave de Ciencia y Tecnología en Microondas Espaciales de la Academia de Tecnología Espacial de China.

A diferencia de las fuentes de energía renovables terrestres, las plantas de energía solar en órbita podrían entregar energía durante el día y la noche, en cualquier época del año e independientemente de las condiciones climáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.