Japón, anunció que diseñará instalaciones con gravedad artificial que permitan la vida en la Luna y Marte.

Las enormes estructuras giratorias, que recrearían un efecto gravitatorio similar al de la Tierra a través de la fuerza centrífuga, ayudarán a reducir los riesgos para la salud de los humanos en el espacio.

Los diseñadores planifican construir una instalación compatible con la vida humana en la Luna llamada “Lunar Glass” en forma de cono invertido que tendrá cerca de 400 m de altura y que, además, completará una rotación cada 20 segundos.

También han ideado una instalación similar llamada “Mars Glass” para Marte.

La gravedad rotacional simulada ya se usa en centrífugas de alta gravedad para entrenar a astronautas y aviadores.

Junto a estas instalaciones, los investigadores propusieron un sistema de transporte interplanetario que mantiene una fuerza gravitacional similar a la de la Tierra durante el trayecto.

Todo ello, con miras a reforzar sus planes de poblar tanto el satélite natural de la Tierra, cómo nuestro planeta vecino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.