Al filo del año 600 Después de Cristo, Arnulfo, que nació en el 528 de nuestra era, ya se había consagrado Obispo de Metz, una provincia de Austria, país con importante tradición cervecera.

Durante esa época una pandemia de peste, evito a los ciudadanos de la zona poder beber agua del río, pues se creía que la peste se había propagado por esa vía, además estaba contaminado por cadáveres y basura.

Ante ello, Arnulfo de Metz, comenzó a proponer el consumo de cerveza, de manera cotidiana, dado que era menos probable contagiarse por el consumo de esta bebida, tradición que continua hasta nuestros días.

San Arnulfo de Metz Patrono de los cerveceros.

San Arnulfo de Metz nació el 31 de agosto del año 582 en Remiremont, Francia; sus padres pertenecían a una distinguida familia franca, y de niño, en la escuela, sobresalió por su talento, virtudes y buena conducta.

Durante su formación entró al servicio de la corte en Austria bajo la regencia Brunejilda, luego, del Rey Teodoberto II, que lo incluyó en la lista de Oficiales Reales.

Falleció el 18 de julio del 641, y fue sepultado en la Basílica de los Santos Apóstoles en Metz. Es venerado tanto por la iglesia católica como por la ortodoxa.

En una carta que escribió poco antes de morir, San Arnulfo decía: “no tengo nada bueno aquí abajo; ruega por mí, hermano bien amado, a la Misericordia Divina.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.