Un equipo internacional de astrónomos, dirigido por el Observatorio de Hamburgo, en sudáfrica lograron captar imágenes de ondas de choque cósmicas.

Utilizando datos del radiotelescopio MeerKAT, los astrónomos han conseguido obtener imágenes de alta resolución de la onda de choque del cúmulo de galaxias Abell 3667, que se formó hace 1.000 millones de años.

Gracias a estas imágenes podemos ver cómo eran las ondas hace unos 800 millones de años, cuando se produjo la colisión: la velocidad de la onda principal era de unos 1.500 kilómetros por segundo y su tamaño total era de 6,5 millones de años luz, 60 veces el tamaño de nuestra Vía Láctea.

Las colisiones de cúmulos de galaxias son unos de los acontecimientos astronómicos más interesantes desde la formación del universo: producen gigantescas ondas de choque cósmicos.

Debido a la gravedad los cúmulos de galaxias se atraen unos a otros, lo que hace que choquen, produciendo gigantescas ondas cósmicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.