Combate a incendios, ambulancia aérea, entrega de vacunas y de despensas, son las funciones exclusivas de las cinco aeronaves propiedad del Gobierno de Michoacán, subrayó el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, al resaltar que los helicópteros dejaron de ser usados como transporte de lujo para funcionarios, y ahora representan un beneficio para michoacanas y michoacanos.

A solo tres días de haber rendido protesta como gobernador, Ramírez Bedolla ordenó cancelar el uso de helicópteros por parte de funcionarios, y usarlos únicamente para emergencias o para realizar servicios de beneficio general para la población.

Desde el 1 de octubre, hasta la fecha, la Dirección de Servicios Aéreos de la Secretaría de Seguridad Pública tiene registrados 102 vuelos para diversas tareas; 86 corresponden al servicio de ambulancia aérea hacia distintos puntos de la entidad con dos helicópteros acondicionados para servicio paramédico, que hicieron un total 151 horas de vuelo y que están bajo resguardo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

En lo que refiere al combate de incendios, desde el 26 de marzo a la fecha, se realizaron nueve recorridos con dos helicópteros que ya suman un total de 33 horas con 43 minutos de vuelo en apoyo a la Comisión Forestal de Michoacán (Cofom).

Una de las aeronaves se utiliza para traslado de brigadistas a las zonas que reportan incendios forestales, y otra está equipada con helibalde, el cual descargó un total de 122 mil 500 litros de agua en dos operaciones en el Cerro Prieto; una de Coeneo a Pátzcuaro; otra de Atapaneo a Los Reyes; dos de Cerro Prieto a Tingüindín; dos en Condémbaro y uno en Ciudad Hidalgo, lo que permitió controlar los siniestros de manera oportuna, sumando un total de 245 descargas.
 

Otra labor fundamental que realizaron las aeronaves fue la distribución de vacunas anti Covid-19 y entrega de despensas a zonas de alta marginación y muy alta marginación, para lo cual se han efectuado siete vuelos.

Con ello, el Gobierno de Michoacán da cumplimiento a los principios de austeridad, al cancelar el uso de helicópteros para trasladar funcionarios, y que las aeronaves sean destinadas primordialmente para la atención de emergencias, a fin de optimizar el uso de recursos públicos y con ello, beneficiar y apoyar a otros rubros que requieren solvencia presupuestal para su adecuado funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.