Científicos de la NASA, han estado cultivando plantas en tierra lunar que fue recolectada por astronautas de la misión APOLO.

Esto inicio como un experimento, ya que no tenían idea de si algo podría brotar en la dura tierra lunar y querían ver si la próxima generación de exploradores lunares tendría posibilidad de usarla para cultivar alimentos.

El resultado sorprendió, pues Las plantas en realidad crecen en la materia lunar, de acuerdo con Robert Ferl del Instituto de Ciencias Agrícolas y Alimentarias de la Universidad de Florida.

Los científicos plantaron berro thale en suelo lunar devuelto por Neil Armstrong y Buzz Aldrin del Apolo 11, y otros caminantes lunares, al final descubrieron que todas las plantas brotaron.

Sin embargo, aspereza y otras propiedades del suelo lunar estresaron a las pequeñas malezas en flor que crecieron más lentamente que las plántulas plantadas en materia lunar falsa de la Tierra.

Esto provocó que la mayoría de las plantas lunares terminaran atrofiadas, de acuerdo con los resultados que fueron presentados la tarde del jueves.

Mientras más tiempo la tierra lunar expuesta a radiación cósmica y viento solar en la superficie lunar, mayor era la afectación a las plantas.

El reporte señala que las muestras del Apolo 11, expuestas un par de miles de millones de años más a los elementos debido a la superficie más antigua del Mar de la Tranquilidad, fueron las menos propicias para el crecimiento.

La tierra lunar está llena de pequeños fragmentos de vidrio de los impactos de micrometeoritos que llegaron a todas partes en los módulos de aterrizaje lunares Apolo y desgastaron los trajes espaciales de los caminantes lunares.

Una solución podría ser usar puntos geológicos más jóvenes en la luna, como flujos de lava, para excavar tierra para plantar. El entorno también podría modificarse, alterando la mezcla de nutrientes o ajustando la iluminación artificial.

Las misiones APOLO trajeron a la Tierra trajeron solo 842 libras (382 kilogramos) de rocas lunares y suelo.

Parte del polvo lunar más antiguo se roció sobre plantas en cuarentena con los astronautas del Apolo en Houston, Texas, Estados Unidos, después de regresar de la luna.

Dado que la mayor parte había permanecido bajo llave, los científicos tuvieron que experimentar con tierra lunar falsa, hecha a base de ceniza volcánica de este planeta.

La NASA repartió 12 gramos a los investigadores de la Universidad de Florida a principios del año pasado, y la plantación tan esperada tuvo lugar en mayo pasado en un laboratorio.

La agencia espacial, señaló que era momento de experimentar, dado que planeaba enviar astronautas al espacio en pocos años.

La idea era que los astronautas aprovecharán los vastos suministros de tierra, para hacer cultivos en interiores, en lugar de usar hidroponia.

A pesar de que el experimento no obtuvo el resultado esperado, Los científicos de Florida pretenden reciclar su suelo lunar a finales de este año, plantando más berros thale antes de posiblemente pasar a otra vegetación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.