Ante la necesidad de reconstruir el tejido social en Michoacán, el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, anunció que se trabaja en una nueva política de salud mental, para brindar atención oportuna y apropiada a quienes la necesiten, especialmente entre grupos vulnerables.

El mandatario destacó que existe especial atención al tema de adicciones, pues hay una relación directa entre éstas y la violencia, toda vez que, de cada diez homicidios, siete están vinculados con el consumo de drogas, alcohol u otras substancias.

“Ya está en operación la política de salud mental, vamos a implementar un gran programa, porque la reconstrucción del tejido social requiere de la sociedad completa, de los sectores productivo, académico, de comercio, sindicatos, autoridades, organizaciones religiosas, iglesias e incluso medios de comunicación”, señaló.

Recordó que, en todas las reuniones por el Desarrollo Regional, que se llevaron a cabo con presidentes municipales y cabildos, se les dio a conocer de un proyecto amplio que por primera vez contempla la atención a la salud mental y combate a las adicciones como tema prioritario para la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM).

En ese sentido, destacó la importancia de que la población tenga acceso a oportunidades, respeto a sus derechos y justicia social, para lo cual se avanza en la formalización de trabajadores agrícolas para que cuenten con seguro social y prestaciones como Infonavit “y que se dé la redistribución de la riqueza”; además de que se implementen estrategias focalizadas como el programa Barrio Bienestar, que ya recorre diversas zonas marginadas de la entidad.

Ramírez Bedolla consideró que esta política también debe ser complementada con acciones de fomento a la cultura, por lo que se cuenta con el apoyo y acompañamiento del Gobierno de México, como fue el caso del Fandango por la Lectura, realizado en Zitácuaro el pasado martes, y que estuvo encabezado por Beatriz Gutiérrez Müller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.