Un grupo de científicos están trabajando para convertir arañas muertas en ‘necrobots’, termino que se ha acuñado, una vez que se utilizan los cadáveres de estos insectos con fines tecnológicos.

Todo comenzó cuando una estudiante de ingeniería mecánica vio una araña muerta en el pasillo, se puso a pensar qué podría utilizar como componente de robótica.

Convertir las arañas muertas en pinzas mecánicas puede ser una pesadilla para algunas personas, pero podría tener beneficios tangibles.

Las patas de las arañas pueden agarrar objetos grandes, delicados y de forma irregular con firmeza y suavidad, sin romperlos.

Así que junto con sus colegas de la Universidad de Rice en Houston (Texas, EE.UU.) descubrieron una forma de hacer que las patas de una araña lobo muerta se desplegaran y se agarraran a los objetos.

De ahí que llamaron a este nuevo tipo de robótica “necrobótica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.